Tumba restaurada

El 30 de noviembre de 2011, coincidiendo con el aniversario de la muerte de Wilde, se presenta su tumba con la piedra limpia de los besos de carmín que depositaban sus admiradores y protegida por un vidrio de dos metros de alto que impedirá que, beso a beso, se destruya. Merlin Holland y el actor británico Rupert Everett acompañaron a funcionarios franceses e irlandeses en la ceremonia, celebrada bajo un brillante sol de invierno.

Comentarios